«

»

Oct 02

1968 abrió un porvenir, Elena Poniatowska fragmento.

Fuente: http://portal.sre.gob.mx/imw/popups/newswindow.php?id=168

Sin mas les dejamos un fragmento y desean saber mas les dejamos el link a la pagina donde encontraran el articulo completo…

1968 fue el año de Vietnam, de Biafra, del asesinato de Martin Luther King, del de Robert Kennedy (después del de su hermano John F. Kennedy, presidente de los Estados Unidos), de la reivindicación del pueblo negro, de los Black Panthers, de la Primavera Negra, de la invasión rusa a Checoslovaquia que escandalizó al mundo, del movimiento hippie de Peace and love que llegó hasta la humilde choza de la chamana María Sabina quien oficiaba la ceremonia de los hongos alucinantes (LSD) en Huautla de Jiménez, Oaxaca y, sin embargo, para México, el 68 tiene un solo nombre: Tlatelolco, 2 de octubre.


Ho H
o Ho Chi Minh

Díaz Ordaz, chin, chin, chin.


Ho Chi Minh, el maravilloso jefe de la República Democrática de Vietnam era una figura casi tan carismática para los estudiantes como el Che Guevara aunque hoy esté un poco olvidado. La guerra de los Estados Unidos en contra de Vietnam conoció el repudio absoluto de los estudiantes de Berkeley y a partir de 1963, las manifestaciones de protesta fueron continuas. Los jóvenes norteamericanos no sólo lucharon por el “Free Speech” (con el líder Mario Savio de origen italiano a la cabeza), la libertad de cátedra, la libertad de credo, sino que se negaron a acatar los designios gubernamentales y empresariales: entrar al proceso triturador del “Big Business” (sobre todo a la industria de guerra) y rechazaron categóricamente el futuro que les tenían prometido. Se opusieron a la poderosa maquinaria estatal llevando una flor amarilla en los cabellos (que por cierto crecían alargando su antagonismo). Frente a la universidad, los estudiantes de Berkeley barbudos, greñudos y sin bañar detenían a los soldados recién enrolados: “Don’t go. This is genocide”. Les sonreían y hacían la V de la Victoria con dos dedos levantados, esos dedos que tanto enfurecieron al
establishment y a la sociedad de la opulencia. Ir a Vietnam era cometer un crimen y los muchachos lo advertían con una flor en la mano: “Peace and love”.

No sólo eran los estadounidenses los rebeldes, los jóvenes del mundo entero alzaban la mano, algunos con el puño cerrado. Tenían mucho que reclamarle a la sociedad.¿ Qué mundo les heredaban sus padres? ¿Qué harían al graduarse? ¿Qué les ofrecía la sociedad de consumo? ¿Deseaban realmente ser parte de un engranaje de producción masiva? En Europa, las perspectivas de la juventud no eran más alentadoras. No había trabajo para los egresados de las universidades. ¿En dónde se emplearían? En América, en África, en Asia, en Australia, la migración y el rechazo al orden establecido se habían generalizado. “Si mi país no puede alimentarme, tengo que buscar otro”. “La imaginación al poder”, “Entre más hago la revolución, más ganas me dan de hacer el amor, entre más hago el amor, más ganas tengo de hacer la revolución”,“ Prohibido prohibir”, “No a la revolución con corbata”, “Tenemos una izquierda prehistórica”, “La policía está en la calle”, “Revolución: te amo”, “Todo poder abusa. El poder absoluto abusa absolutamente”, “Cada uno de nosotros es el Estado”, “Exagerar es comenzar a inventar”, “Debajo de los adoquines está la playa”.

En México, los estudiantes cantaban al son del corrido de Rosita Alvírez: “Año del 68, muy presente tengo yo, en un cuarto de los Pinos, Díaz Ordaz se desbieló, Díaz Ordaz se desbieló”. “Prensa corrupta”, “Prensa vendida”, “Aquí nadie se rinde”, “Policía escucha, tu hijo está en la lucha”, el gobierno perdía el quicio: “Reconsideren, vuelvan a clases, agradézcanle al gobierno su paciencia, no se dejen engañar por los agitadores y los profetas de la destrucción”.


La bandera a media asta en Ciudad Universitaria

Dentro de esas circunstancias de inquietud y descontento—no hay que olvidar que Vietnam estaba en guerra, primero con Francia y después con los Estados Unidos desde 1946—, se dio en varios países del mundo el gran rechazo al orden establecido, a los partidos, a los gobiernos. En mayo de 1968 en París, el general Charles de Gaulle, el gran héroe de la Segunda Guerra Mundial, fustigó a los estudiantes que paralizaban la vida cotidiana de París y habían levantado barricadas con las piedras del pavimento, pintaban los muros de La Sorbonne y se rehusaban a entrar a clase. Cuando fue expulsado de Francia el líder estudiantil Daniel Cohn-Bendit a quien, tanto el Partido Comunista como la derecha criticaron duramente, no sin dejar de aludir a su origen alemán y judío, los estudiantes tomaron las calles repitiendo una y otra vez:

“ Nous sommes tous des juifs-allemands”.
Todos somos judíos alemanes, todos somos judíos
alemanes.

Las guerras quedaban olvidadas, los jóvenes eran uno solo, el repudio era de todos. Si en Francia, la falta de oportunidades, De Gaulle y su gobierno fueron el objetivo estudiantil, en México, el partido oficial, el PRI, la corrupción, el Presidente y su gabinete, el cuerpo policiaco de granaderos, los absurdos delitos de “Disolución Social”, “Asociación delictuosa” y “Ataques a las vías públicas” (de los que ya se había acusado a estudiantes que habían caído presos en julio y agosto de 1968 como Sa lvador Martínez della Roca “El Pino” y Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, espantosamente torturado) fueron el detonador del movimiento del 68 al que el escritor José Revueltas llamó “enloquecido movimiento de pureza”.

¿Qué querían los estudiantes? En Ankara, en Berkeley, en Berlín, en Belgrado, en Madrid, en Praga, en Río de Janeiro, en Tokio, en Varsovia, en Nanterre, en París pedían que se les abriera otro futuro en una sociedad menos hipócrita y convencional. En México tampoco los jóvenes tenían su porvenir asegurado como tampoco lo tienen ahora. Ninguna lucha resultó tan bárbara como la mexicana que terminó en la masacre del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas.

Texto completo en: http://www.revistadelauniversidad.unam.mx

Popularity: 4% [?]

Related posts:

  1. Documental “El grito” México 1968 “2 octubre no se olvida”
  2. Recuerdos del movimiento estudiantil de 1968 y la Porra Universitaria en 1962

1 comentario

  1. Steff Tilburg

    Hi there this post is nice and interesting. I’ll use it for my project :). Can you reply me some related articles I could use too?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CAPTCHA image
*